Las mujeres telegrafistas: pioneras en la Administración

Volver al listado principal

Las mujeres telegrafistas: pioneras en la Administración

La incorporación de la mujer al servicio de la Administración será tardía. En España la mujer se incorpora  al mundo laboral de la Administración a través de los servicios telegráficos. Esta galería de imágenes pretende trasladar a la sociedad la figura de estas primeras telegrafistas cuyos nombres no cabían en los libros de historia, siendo injustamente olvidadas.

Consuelo Álvarez Pool, Violeta,  fue una de las primeras telegrafistas, además de escritora, periodista de prensa escrita y radio, ateneísta, conferenciante, sindicalista, política y, sobre todo, una gran defensora de los derechos de la mujer, a la que dedicó, incansablemente, toda su vida.

En un tiempo en el que se daba por asumido que las mujeres solo entendían de asuntos domésticos (cocinar, coser…), Violeta escribió sobre la penosa vida de las obreras, la desdicha de la prostitución, la importancia de la higiene, la desigualdad entre hombres y mujeres...

Con sólo  17 años, Violeta fue contratada por la Administración en 1885. Posteriormente, en 1909 ella y su hija Esther Azcárate aprobaban las oposiciones como Auxiliar femenina de Tercera.

Ese mismo año, en otra convocatoria para Auxiliar femenina de Segunda aprobaba Clara Campoamor. Abogada, política y escritora, Clara fue la principal defensora y la responsable de la extensión del sufragio universal para incluir el voto femenino.

Durante el golpe de estado del 1936 Violeta siguió apoyando la República y participó en conferencias de mujeres contra la guerra y el fascismo por lo que su nombre fue incluido en las listas de los perseguidos y fue buscada por roja, por republicana, por masona.

Por su parte, Clara Campoamor se exilió a Francia al estallar la guerra civil.

 

Fuente: CRESPO GUTIÉRREZ, María Victoria. (2016). Consuelo Álvarez," Violeta": Telegrafista, Periodista y Defensora de los derechos de la mujer. Cuadernos de Historia de Telecomunicación, 9. Madrid: Universidad Politécnica de Madrid.